lunes, agosto 23, 2010

ALGO PLACENTERO

No sé por qué, si el tedio, nostalgia o la carencia de contenidos divertidos en la televisión que desempolvé mis DVD’s de Sex & The City. Actualmente voy en la tercera temporada.

Los fines de semana se han convertido en los días en que más rico me alimento. Alambre, tacos, enchiladas, flan, pastel, pambazos, quesadillas, barbacoa, carnitas, burritos, hamburguesas y gorditas. En momentos digo: “carajo, la vida es buena”. Comer es uno de esos placeres que no me cansaré de hacer aunque tenga consecuencias en mi cuerpo. Es un gran estímulo en un momento de mi vida cuando no caería mal unos cuantos nuevos.

Un placer no tan nuevo y demasiado comentado aquí es la música. Creo que también ya dije aquí que me pasa como a Quentin Tarantino. Hay varias canciones que me llaman. Empecé escribiendo con música y siempre tenía la impresión que me decía sobre qué escribir. Pero ahora, la bossa nova me dice “esa novela de Mauricio Garcés no se va a escribir sola, hay una historia que debes contar. Ernesto, tu personaje, te espera”. Mientras que The Doors y la música donde esté involucrado Eric Clapton susurran “Orlando, Layla y su historia de la ciudad son un pendiente más. Tal vez deberías visitarlos y terminar de contar cómo sucedió todo”. Un deleite me recuerda a otro, quizá también cuente que le mostré esos textos de hace dos años a una buena amiga.

Olvidé que hacía esto como mi refugio, quizá lo dejé porque caían más bombas adentro que afuera. Hoy vivo un buen momento donde curiosamente no tengo lo que quiero ¿Será que acaso el sentirme bien conmigo es también un acto placentero? Yo creo que sí y no se si sea momentáneo, al menos lo disfrutaré, digo, todo lo que pueda.

Al terminar este post, también finaliza un capítulo de Carrie y sus amigas, el principio de la cuarta temporada. La protagonista celebra su cumpleaños. Creo que, aunque sea tres meses después debería organizar una pachanga. Las fiestas casi siempre son algo placentero. Chela, amigos, comida y ambiente ¿Podría pedir más? El 11:11 de twitter se usa para pedir deseos a esa hora; ahora sólo pido salud, dinero y amor: ridículas supersticiones (como cualquiera que se digne llamar así).

Me voy, en breve tendré que despertar a los que enfrentarán el tráfico que se hace cuando los niños regresan a clases. Quizá mi futuro cambie en breve y ya no tenga chance de estar aquí tan tarde, escribiendo, viendo, leyendo y siendo un metiche virtual. Sin embargo, hoy fue algo placentero.

Nos vemos en el futuro.

2 comentarios:

Paula dijo...

Nice!

Es curioso, pero por el momento yo también estoy pasando por una etapa en la que me siento feliz sin ningún motivo aparente, solo las pequeñas cosas de la vida... como comer! una canción, reuniones con viejos amigos, botas nuevas (ok aquí si tuve que invertir un poco haha)...

Saludos, buena semana!
xoxo

Gerson Obrajero/Tlalocman dijo...

Bueno, no todo lo placentero de la vida es gratis, jejeejeje!

Saludos, que tengas una excelente semana! =)