lunes, junio 30, 2014

JURARÍA QUE FUE AYER, SKENE...

Si me dijeran que ha pasado mucho tiempo, yo les diría que fue sólo ayer…

Los tiempos del corazón son muy distintos a los del espacio-tiempo, bombea recuerdos a la mente, flashbacks deslumbrantes de ese tiempo en el que tú y yo disfrutábamos la ciudad: en un día soleado tomando fotografías sin preocuparnos en composición o fondo, en las tardes lluviosas caminando por reforma con una o dos sombrillas, con el café que daba pie al chisme del día, a tu brazo que jalaba al mío para llevarme hacia los desconocido. Tus ojos rasgados, tus cachetes rosas, tus pantalones de mezclilla y tu sonrisa abierta diciendo mi nombre.

Reforma, Roma, Satélite, Alameda, Madero, Palacio Chino, Insurgentes: todo tiene tu recuerdo en cada pared. Evocarte no es cuestión de cada vuelta de la tierra al sol, sino de cada instante. Mi álbum de instantes en la memoria está tan lleno de fotos tuyas que me alegro que en un breve lapso de eternidad pudimos forjar una amistad que sobrevive, incluso a nosotros mismos. Los momentos que vuelven se han convertido en más brillantes, tanto que opacan el presente más soleado, la luz más cegadora y por ello se vuelven más dulce evocarlos. Los días se vuelven polvo ante el monumento de tu recuerdo, ante la calidez de tu compañía que vuelve con tan sólo ser invocada.

Juro que fue ayer cuando me negué a que te fueras y nunca te lo dije, cuando te acepté un helado en el aeropuerto y me sirvió de consuelo, de resignación ante la realidad. También puedo asegurar que fue ayer cuando nos tomábamos una foto para un reto de Big Blogger, cuando disfrutábamos de un Caramel Macchiato antes de que llorara en tu hombro y tú lloraras en el mío, en los días en que las botellas de cerveza se juntaban en un cartón y tomábamos valor para cantar en un karaoke. Justo ayer salimos de un maratón de películas por tu cumpleaños y nos llenamos de palomitas. Ayer nos poníamos de acuerdo por Messenger para saber cuál sería el plan para el fin de semana. Hace unas horas comiste enchiladas en mi casa, le decías a mi mamá que yo era un mustio y reiterabas que yo camino igual que mi padre. Ayer me dijiste que era indispensable, en aquel Festival de la Palabra, porque yo siempre estaba ahí.

Pero la realidad es implacable: es innegable que nuestra vida ha cambiado mucho y nuestras prioridades también. Por eso doy gracias a Dios de que nuestra amistad ahí permanezca ante las reglas de la existencia, del olvido, del desapego, de la distancia, de los corazones, del internet mismo. Por ello a veces temo volver a verte, porque si pasa, te abrazaría tanto que jamás te dejaría ir. No podría, aún te necesito y eso, a pesar de que todo cambie, ha permanecido inmutable desde que nuestra amistad se hizo tan profunda y natural. Daría todo lo que fuera para desaparecer mis compromisos aquí y estar sólo un minuto tú y yo juntos, como siempre lo hemos querido.

Por favor, no te olvides de mí y guárdame en lo eterno, en la memoria que no se borra, en los colores de la patria, en lo dulce de un café acaramelado, en las fotos, en las películas que te hagan llorar, en nuestras letras, en los días de lluvia ligera, en una cerveza bien fría, en las estrellas y corazones dibujados en un papel, en la música que aún hoy nos une.

¡Feliz cumpleaños! Brindo hoy por tu vida con tu canción, que se volvió mi canción y por consecuencia es ya nuestra canción.



Querida Skene: Sé lo maravilloso que fue el ayer, lo feroz que es el hoy y la incógnita que será el mañana; pero recuerda que te quise, te quiero y te querré en todos esos tiempos (quizá en más).

Gerson.

lunes, junio 23, 2014

LOS 30 DE MÁS...

Ni siquiera sé porqué abrí el procesador de texto en un domingo pasadas las 11 p.m...

Como muchos saben, comer en la calle tiene uno de esos efectos secundarios que no se curan con un simple antiácido. Al ir al doctor para que me recetaran un tratamiento acorde al tema (y me hicieran la pregunta "¿hace cuánto que no te desparasitas?") y ahí me revelaron mi peso actual: tengo 30 kilos de más. Eso, como saben, en anteriores años me hubiera valido pito pero la realidad es innegable: ese el peor peso para un tipo soltero, mayor de 30 años en México (y muy probablemente en muchas partes del mundo).

Mi padre es sabio y conoce que esta situación me quita chances es en la vida: "más delgado tienes más oportunidades en la chamba y con las viejas", me sugiere. Del otro lado tengo ese difícil lastre que es olvidar mi obsesión por Itzel, lo que hace que apeste a desesperación y esté actuando inconscientemente de forma errónea. Con este escenario en puerta, esos 30 kilos de más se vuelven una frontera que me separa de ser un hombre deseable hacia dos jodidas variables: ese exilio moderno y devorador conocido como la Friendzone o que te cataloguen por defecto como todasmías (ningunapuedo), chancero, urgido o como le quieran llamar.

Aquí han visto que he hecho dieta con buenos resultados, pero la neta ya no estoy tan joven como para aventurarme a esa tortura y ya no quiero pasar por eso jamás. La salud, bien gracias. No pienso en ello ni me interesa hasta que me cae el 20 que hay personas que desearían tener una buena esperanza de vida. Comer menos es una opción pero luchar contra el hambre se ha vuelto como revelarse contra uno mismo, como ir contra el instinto. Aún no encuentro un punto medio entre la abstinencia y la gula. Y las delicias de la comida callejera llena de grasa, carne, pan, tortillas, condimentos y bebidas gasificadas aumentan mi placer estomacal tanto como centímetros de cintura. Los pantalones no se expanden proporcionalmente y eso duele.

Me pongo a releer lo que llevo y parecen esos absurdos post que escribía al principio, cuando apenas este blog tenía sus primeras semanas. Tal vez no es algo épico es más bien honestamente anecdótico. Si bien ya no tengo una razón aparente para escribir (mis musas me odian o me han olvidado) sentía la necesidad de escribir tanto como a veces siento la de comer. Este asunto de los kilos extra me ha puesto un poco más reflexivo de lo normal y mi mente quiere vaciar esas divagaciones en un espacio que ya pocos conocen y que en mi vida ya no tiene tanta importancia como antes. Al menos 30 kilos han hecho que valga la pena el placer de escuchar ese orgásmico sonido del golpeteo de teclas por la noche. Así como antes, con insomnio al frente, con el silencio que hace que no me distraiga y con la hoja en blanco en frente. Podría borrar lo que ya llevo pero veré hasta dónde llego.

Estos 30 kilos me han dado de dos sopas: deprimirme y buscar un cambio en mi alimentación(no necesariamente comer menos, sino al contrario); o tomar las cosas con una actitud proactiva. Ni crean que haré dieta o me pondré a hacer ejercicio, lo que sí buscaré es la autoaceptación en esta etapa: no puedo cambiar mi forma de comer, no puedo evitar que me vean como un chancero y no me voy a preocupar por ello. Si he de estar soltero y no puedo bajar de peso, lo aceptaré y a partir de ahí veré lo que construyo con mi vida. Ya estoy en una edad en la que no puedo estar lloriqueando pero tampoco puedo obligarme a hacer cosas que no quiero.

¡Ah, cómo extrañaba escribir! El saber que todavía puedo llenar una cuartilla con estupideces me hace sentir bien, aunque sólo yo lo lea (a decir verdad, me encanta que ya casi nadie le ponga atención a este espacio). No importa si tengo 30 kilos de más o 100, si logro brillar a pesar de ello, en mi peso ideal podré comerme la vida como un niño hambriento en un buffet.

Nos leemos en el futuro. =)

domingo, mayo 04, 2014

...AND WHAT'S A WONDERWALL ANYWAY?

Siempre tengo esa tonta idea romántica de que, algún día, mis letras llegarán a ella y cambiarán todo...

Este mundo carece de romanticismo, lo caótico de la vida ya no da cabida a lo fantástico. En nuestra cabeza la realidad funciona mejor y el destino se empeña en echarlo todo a perder. No, la realidad es tirana y hay veces en las que desearía poder cambiarla de alguna forma. Las letras, esos símbolos que al juntarse forman palabras, frases, que vuelven lo intangible del pensamiento en algo que tiene lugar en el mundo físico. Yo siempre me creí bueno en ellas: capaz de sacarles sonrisas a las personas, algunas lágrimas, hacer que reflexionen, inclusive hacerlos enojar. Pero mis letras no pueden hacer lo imposible: enamorar a alguien, hacer que regrese...

Alguna vez publiqué que estaba escuchando Writing To Reach You de Travis y alguien me dijo que el significado de la palabra "Wonderwall" (mencionada en una frase de la canción) era una persona en la que pensabas constantemente. No sé si sea esto verdad (al parecer tiene que ver con una película cuyo soundtrack hizo George Harrison; además de un muro que separa lo mundano y lo trascendental). Es imposible no pensar en la rola de Oasis, como usualmente lo hacía al oír la de Travis, que era una forma de parodiar la composición de Noel Gallagher. Pero esta definición me hizo escuchar con detenimiento la letra y me sentí profundamente identificado. Esas letras me hicieron pensar inevitablemente en ella.

Si tuviera al menos una oportunidad intentaría solucionar el hecho de que me odia y que no quiere ni que la salude. De hecho, esta situación es irreparable. Me alegro de que es feliz, que se encuentra bien, hasta de que ya le gustan los cómics y viaja fuera del país. En cambio yo, a pesar de que mi vida es estable (tengo un buen trabajo, gano para cubrir mis deudas, gozo de salud normal y de buenos amigos) no consigo olvidar esta situación. Hoy es su cumpleaños y ni siquiera la puedo felicitar. ¿Cómo le digo a mi corazón que esto ya no tiene remedio? A mi mente vienen los días ya lejanos en los que me sentaba enfrente de mi computadora o con el móvil, por Twitter, por Facebook o por correo electrónico escribiendo para alcanzarla, para llamar su atención, para conversar con ella, para invitarla a salir, para lograr que no se fuera, que regresara unos minutos más.

Así como la vida te trae canciones cuando más las necesitas, también te trae versiones interesantes, como esta de Fran Healey, escocés vocalista de Travis y compositor de Writing To Reach You. En la canción inclusive contempla la posibilidad de no alcanzar a esa persona, como la carta de intenciones que nunca llega a ser, el recado importante que no llega o el post que nunca lo lee la persona a quien fue dedicado. La vida parece un enorme cúmulo de desencuentros, de callejones sin salida, una maleza que no te deja ver si vas hacia la dirección correcta o si te diriges hacia el precipicio. Puedo sentir esa falta de noción del espacio que describe el autor "because my inside is outside, my right side's on the left side..."



Tengo la desgracia de ser un romántico, por eso (y como les comentaba al principio) mantengo la esperanza de que algún día mis letras lleguen a ella y cambiarán todo. No sólo las de este post, sino las que le he escrito a lo largo de los años en este blog para que sepa que en mí no hay más que amor, nunca hubo más ni nunca habrá menos. Mientras tanto, mañana será lunes y lo que sea que esté en mi ojo se irá, el iPod seguirá tocando lo usual y quizá me pregunte: "¿Qué es un Wanderwall, de todos modos?"

Nos vemos en el futuro.

lunes, marzo 31, 2014

GANAS...

Tengo ganas de tocarte, de conquistar tu piel poro a poro, ganas de oler tu cabello por las noches y despertar en tu pecho por las mañanas. Ganas de nadar en primavera dentro de las pupilas de tus ojos. Ganas de que tu aroma sea mi sombra, que me acompañe de forma indivisible y que así como me alejo, tu esencia me regrese a ti.

No puedo evitar sentir ganas de escucharte y hablar contigo todo el día, ganas de que me sueltes palabras suaves al oído. De salir a comer contigo y ganas de ser tu sopa, mejor aún: tu plato fuerte. Ganas de vivir el tu cuello y de probar qué tan sensible es a los besos. Ganas de escuchar las diferentes tesituras de tu voz cuando tu piel y la mía entran en contacto.

Muero de ganas de pasar mi mano por tus piernas blancas, ir hacia tus botas y desabrochar el cierre para dejar tu pie desnudo. Y con esas mismas ganas, pasar el deseo por debajo de tu falda, quitar lo que estorba y volver al origen. Ganas de atarme a ti como el ancla a la roca, como la última esperanza, como el simbionte que se alimenta de organismo invadido, como en el que en la tormenta se aferra a una tabla para sobrevivir.

¿Pero sabes de qué tengo ganas? De un beso, de mezclar sabores, de mordidas, de esa magia que se halla cuando dos personas unen sus labios, de la firma mancomunada de dos sentimientos, de hacerte vibrar con ese acto, de tomar juntos ese boleto sin escalas al cielo. De acariciarte la frente y abrir los ojos para reconocerte.

Las ganas son para saciarse; pero en caso de que no puedan consumarse, siempre se guardan para una mejor ocasión. Así que las guardo para ti, para el momento en que no hay impedimentos, que no haya límites entre nosotros. En ese entonces las ganas dejarán de ser palabras no dichas, acciones no realizadas, sueños frustrados. Entonces sólo seremos tú y yo y, con ello, el mundo será un lugar maravillosamente distinto.

Nos vemos en el futuro.

viernes, febrero 14, 2014

SOBRE CONSERVAR EL AMOR...

…y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.
Mateo 24:12
Me gusta pensar que el hecho de no dejar de creer en el amor impide que venga el fin del mundo. Son raros estos tiempos porque vuelvo a estar sin una pareja y la verdad estoy bien. A veces me acuerdo de Itzel con quien nunca logré algo, después pienso que aunque los recuerdos son fabulosos la realidad es que ya ni chance tengo de que vuelva a ser mi amiga y trato de enfocarme en mi presente. La vida sigue y actualmente vivo un periodo intenso en el que la chamba ocupa gran parte de mi tiempo.

Las personas con las que me involucré sentimentalmente en estos años ya tienen pareja y es padre ver que son felices, lo malo es que el trato pues ya no es el mismo. Se me olvida que el cambio es la esencia misma de la vida, que lo que tenemos hoy puede cambiar mañana, en un mes, o cuando menos lo esperemos. En este caos en el que se regodea la existencia llego a este punto, ya casi tengo 32 años y apenas siento que estoy poniendo las bases de lo que será mi vida adulta. Bueno, al menos eso creo…

Ya saben, esas cosas que uno piensa y que ya pocos tienen como proyecto de vida: una esposa, hijos, un buen trabajo, una casa… hasta un perro. En el trabajo ahí voy, construyendo desde hace años mi carrera en el Community Management (algo que, como los que me han leído desde hace casi 10 años ni tenía en mente) y que al menos ya me da para mis gustos y gastos; pero falta la otra parte. Pienso también que cada cosa tiene su tiempo y esas oportunidades eventualmente se generarán. Lo importante es que aún hay amor a mi alrededor: el de mi familia, el de mis amigos y de personas que aún no conozco, que entrarán y saldrán de mi vida de igual forma.

Amar como ser feliz al final también pueden ser decisiones conscientes. No de un día, sino de todos los posibles (ya que la vida es una serie de momentos alegres, tristes, sorprendentes, cotidianos e inesperados). Yo decido ser feliz así como estoy, consciente de las vueltas que da la vida y de lo que tengo. La existencia es demasiado inmediata y corta como para sufrir por cosas que hacen falta o que ya no están.

Pero… ¿Por qué me nació escribir sobre esto después de semanas de no tocar un procesador de texto? Es muy raro: cuando caminaba hacia la chamba, miré hacia abajo y me encontré un corazón, estaba mal cortado pero la figura era reconocible. Fue sin buscarlo, como las mejores cosas. En este este 14 de febrero el cliché fue inevitable, sonreír, tratar ese amor que aún está en mí, que todavía no se ha enfriado y que seguro lo tendrá alguien que lo merezca. Así que junté mis dos pies ante aquel corazón, saqué esta foto, le puse un filtro y salió esto:



Como les dije al principio: Me gusta pensar que el hecho de no dejar de creer en el amor impide que venga el fin del mundo. =)

domingo, enero 05, 2014

TU TERNURA

Para mi hermana Cynthia.



Eres mi primer recuerdo de ternura, siempre agarrada de mi brazo, con tu sonrisa amplia y tus ojos entrecerrados. Con tu voz suave y tus chapitas que hicieron de la belleza algo natural en casa.Tan frágil y a la vez tan fuerte, tan delicada pero con una fuerza que salía de quién sabe dónde para protegerme. Siempre delante de mí, con amor, con dulce amor.

Siempre tímida pero a la vez curiosa. Me has enseñado más y me has descubierto mundos que no conocía. Mi sombra la hiciste a un lado con tu luz. Tu esfuerzo por lograr las cosas es un modelo de vida. Eres como un tren que al tomar mayor velocidad ya nadie lo detiene. Tienes una mejor atención por los detalles que yo. Tu esfuerzo, tu perseverancia y tu amor te hacen lograr cosas maravillosas como manualidades increíbles y manjares en la cocina. Mientras todos te subestiman tú has demostrado que brillas como mil soles resplandecientes.

No he encontrado un corazón más tierno que el tuyo, con esa capacidad infinita para dar sin recibir nada a cambio, has encarnado la caridad y sabes dar la mano aún a gente que no lo merece. Tampoco nadie me ha hecho reír tantas veces como tú, con cualquier chiste o anécdota. Tan perceptiva de lo que necesitan las personas, haciendo que se sientan cómodas y a gusto. Tu ternura permea en todo lo que haces y deja huella. Ni yo con mis letras logro tanta perfección como la que tú alcanzas con la virtud de tus manos.

Nadie sabe dar tanto amor como tú. Tus sentimientos son como una miel, color ámbar, dulce y con la consistencia que cubre cualquier superficie. Me has enseñado tantas canciones, tantas ideas y me has compartido tantos sentimientos que no puedo querer si no te tengo a ti como referencia. Y aunque pocos han sabido reconocer las joyas de tu alma, se pierden de la riqueza de tu calidez. Tú eres mi lado más tierno de la vida, el más sensato, el más bello, el que me obliga a deshacerme de las cosas que ya tengo establecidas para dar una nueva mirada a las cosas. Eres sin duda la mejor parte de lo que soy.

Doy gracias a mi Dios que estés conmigo a pesar como soy. Yo sé que no es necesario un día especial como hoy para decírtelo. No me perdono no darte mis letras antes pero sé que estas te gustarán porque las hice especialmente para ti. También agradezco tu infinito amor, ese que me has dado sin condiciones y tu perdón por las miles de veces que hemos tenido desencuentros. Hay tanto que admiro y tanto que deseo aprender de ti. Mi vida es más completa cuando estás agarrada de mi brazo con tu sonrisa amplia, tus ojos entrecerrados, tu voz suave, mostrando la fuerza que te hace ponerte delante de mí, protegerme con dulce amor y bendecirme con la dicha de tu ternura.

¡Feliz cumpleaños! Te amo hermanita, luz que alegra mis días.

Gerson.

martes, diciembre 31, 2013

2013: 10 COSAS QUE APRENDÍ

Sí, ya sé que he dicho que este año fue muy desastrozo, pero al hacer un ejercicio de reflexión me doy cuenta que hubo muchas cosas rescatables y que merecen que las reconozca en un 2013 que tuvo grandes momentos. La vida, sobre todo en estos 15 días ha sido de mucho aprendizajes y experiencias que quiero llevarme para el 2014:

1. Me volví a ganar un aumento a principios de año. Fue muy satisfactorio saber que mi esfuerzo y la voluntad de Dios me habían ayudado a ganar un poco más. Eso, la oportunidad y la suerte hicieron que algunos mecanismos se activaran.

2. 4 meses maravillosos en el DF. La experiencia de la emancipación era algo que ansiaba desde hace mucho tiempo y bebí de todos sus beneficios: comer y beber lo que quisiera, llegar a la hora que se me diera la gana, placer, libertad a la que sólo tenía que responder a mí mismo. Quizá la vida ahorita no me permita volver a eso en un plazo corto pero es algo que debo volver a hacer antes de casarme.

3. El aprendizaje de no estancarte en el trabajo y valorar tu puesto. Esa fue la principal razón por la que terminé mi relación de dos años con la mejor chamba hasta el momento. Ahí me capacitaron para lo que ahora puedo considerar mi carrera y ahí forjé mi experiencia para no volverme a sentir un novato. Me fui agradecido, como debo irme de cualquier gran lugar.

4. También la vida me enseñó a no ser tan coqueto. A principios de abril perdí la oportunidad de andar con una mujer que me gustaba mucho porque pensó que le ponía más atención a otras personas en lugar de a ella. Aunque en la práctica lo de ella y yo no hubiera funcionado (ella tiene una relación extraña con su ex esposo), me dejó eso para recordar.

5. 2013 fue el año en el que disfruté como nunca a mi Cruz Azul. Dejando de lado la vergonzosa final que perdimos me tocó vivir en el estadio los partidos de local de La Máquina en la liguilla. Me tocó ver un duelo contra Morelia donde el equipo se sobrepuso al un gol tempranero para llevarse una buena ventaja demostrando un gran nivel de juego. Después me tocó ver cómo el equipo goleó a Santos Laguna y fue superior y ver a los arrogantes americanistas bajar la cabeza cuando en un diluvio sobre el estadio Azul, los locales se iban con un gol de ventaja. En el primer partido se fue la luz como 20 minutos, lo hubieran visto: la gente cantando y felices, como nunca antes. Aquellos que nos tachan de afición fría se les hubiera puesto la piel chinita de ver el amor que la afición le demostró al equipo. Los celulares desafiaron la oscuridad de esa noche y los cánticos de una barra se convirtieron en los de la nación azul. Aparte se logró la Copa Mx, que grité como siempre quise.

6. También aprendí que no debes renunciar a un trabajo si no tienes algo seguro. No salirte aunque el proyecto sea un desmadre, algunos compañeros sean mala leche, trabajes sábados y domingos, tus jefes sean unos idiotas que no tienen idea de qué ordenarte o que pienses que puedes encontrar un trabajo en 15 días. El trabajo es una bendición, no debe uno huir del barco a menos de que aterrices en otro.

7. Conocí How I Met Your Mother. Debido a la mujer del punto 4 y a una que conocí en julio (pero que tiene novio) me puse a pensar qué es lo que busco en una pareja y la serie, una de las mejores e increíblemente inteligentes comedias que he visto, me hizo reflexionar sobre ello. Después que renuncié a mi segundo trabajo me puse a ver durante semanas la serie, la tomé como un verdadero maratón. Es imposible no reconocerte en los personajes. Para mí es el FRIENDS (serie que no entiendo y no me gusta) de los demás, pero mejor elaborado. Me animó durante el primer mes que no conseguí trabajo y ya deseo ver la conclusión de esa divertida, cotidiana e interesante historia. Lo que aprendí de ella se merecería un post aparte. Sin duda me ayudó a definir que quiero en el terreno sentimental.

8. No hay amigos perfectos. Yo soy el claro ejemplo de que no soy uno así. Uno no es mejor que otra persona, así que uno debe aprender a ser tolerante y comprensivo con los demás. Puede que en algún momento les fallemos o nos fallen. Lo importante es pedir perdón cuando sea necesario, reparar en la medida de lo posible el daño y tratar de vivir la vida lo más feliz posible.

9. No ser desapegado con la gente que amo y me ama. Durante años he cometido ese estúpido error. La vida es relativamente corta como para no compartirla con la gente que uno ama, ni de decirle lo importante que es en tu vida, ni de escucharlos y conocerlos ni de demostrarles el valor que para ti tienen. Amo a mi familia, no he estado suficientemente con ellos, no les he demostrado lo mucho que los amo y que la vida no sería la misma si no estamos con los cuatro juntos: mi mamá, mi papá, mi hermana y yo. Estos días he aprendido eso y he tratado de estar el mayor tiempo posible con ellos. El cambio no a sido fácil pero día a día trato de dejar mis viejos hábitos de soledad.

10. Había dicho que este año había sido un fiasco pero sería injusto decirlo porque en él hubieron personas que alegraron mi vida, me enseñaron cosas, me tendieron la mano y me mostraron la alegría de la vida. Sé que no lo leerán pero aún así es justo nombrarlos, sin ellos realmente el 2013 hubiera sido horrible. Gracias a Andrés, Ceci, Ángel, Karina, Anel, Eixha, Minerva, Saiffe, Valentín, Valdri, Moni, Maru, Suri, Suhey, Ludim, Ethel, Mona, Nayeli, Jessica, Paola, Pupi, Maru, Jaqueline, Lala, Ica, Jennifer, Marina, Sonia, Cintia, Moka, Alejandra, Vian, Aline, Manguito, Erika, Jadis, Se77e, Cynthia, Skene y Leo.

Espero, lleguen o no lleguen a este párrafo, que el 2014 sea uno de los mejores años de sus vidas, llenos de salud, amor, paz y mucho éxito en cualquier cosa que realicen. Que mi Dios los bendiga y llene sus días de alegría. Ahora, iniciamos el año nuevo con un cliché:



¡¡¡¡FELIZ 2014!!!

Nos vemos en el futuro.