jueves, enero 01, 2015

EL RUGIR DE LA LEONA

Para: Tere Navarro.



¿Quien podrá en contra de la leona cazadora que cuida de los suyos? Es lo que en estos años siempre me he preguntado cuando te veo: esa tenacidad ante las tempestades, el ansia de arrebatar lo que está en el cielo, la generosidad que hace que te olvides de ti misma, la bondad que no sólo repartes a los tuyos, la pasión con la que abordas la vida, el brillo de tus melenas cuando las baña el sol, el rugido que pone en orden a la sabana. Esa eres tú, mamá.

A veces quisiera no preocuparte tanto cuando salgo, no quitarte el sueño cuando juego con la noche, no hacerte dudar de mí cuando me entrego a la dicha. Quisiera que pensaras que ya no soy un niño pero en el fondo sé que siempre me verás así. Sé que como leona, saltarías sobre aquel que me quisiera hacer daño, tratarías de mantenerme a salvo en el cubil, me traerías carne fresca para que no me escucharas llorar y no dejarías que nadie, excepto tú, me tocara. Logras que tu fuerza interna se convierta en una avalancha imparable que arrasa con todo obstáculo. A veces creo que no tienes límites, que en ti no hay fronteras, que siempre llegarás hasta donde tú quieras.

He visto a través de los años cómo tu esfuerzo te ha hecho llegar a lugares jamás imaginados. A veces parece que tú encuentras solución a lo que de primera vista no lo tiene. ¿Cómo no amarte y admirarte también por ello? Con tu ejemplo te has convertido en una profesora para mi vida, tanto que al compararme aún me siento pequeño. Me has enseñado a sacar las garras cuando es necesario, sobre el bien y el mal, sobre Dios que te ha hecho una mujer que mira más allá de la realidad y que ha hecho de la fe su arma más poderosa. No he podido hallar mayor determinación en alguien más que en ti: la cazadora confiada que El Señor prosperará su camino y la llevará al éxito.

También me has enseñado sobre el amor, que no importa lo duro que seas en la vida, siempre hay que demostrarlo. Como leona, de ti he aprendido que nuestra mayor fuerza está en la unidad, de la misma forma que dos es mejor que uno y cordón de tres dobleces no se rompe fácilmente. Has logrado que ya no me sienta tan solo y me has enseñado que la familia es primero. Sabes que las tormentas pueden asustar a los que habitamos en el cubil pero que unidos podremos sobreponernos a los cambios que el tiempo nos prepare. Nunca olvidaré lo que me dijiste hace días: Nos queremos, estamos juntos y vamos a disfrutarlo.

¡No dejes que nadie te haga olvidar tu verdadera naturaleza! Nunca olvides jamás quién eres, de dónde vienes y hacia dónde vas. Los errores del pasado han quedado atrás y ya no tienen ni parte ni suerte en nuestra vida, no podemos darle a nadie el poder de nuestro presente; sin embargo recuerda lo que has logrado: cómo no te has dejado caer cuando todos estábamos rendidos, cómo nos has impulsado para dar el último esfuerzo, cómo perseveraste cuando todos creían que ibas a fracasar. No puedes renunciar ahora, la vida no te enseñó a tirar la toalla, no puedes deshonrar la memoria de tu linaje felino. Esa eres tú, mamá. No puedo más que seguir tu ejemplo y no rendirme yo, aunque a veces crea que ya no hay tiempo o metas por alcanzar, yo tampoco puedo ignorar las enseñanzas de la madre cazadora.

Haz que tu rugido de leona vuelva a poner orden en la sabana.

Te amo. Gracias por enseñarme a ser mejor persona.

Gerson.

lunes, agosto 18, 2014

SENTIMIENTOS PARA LLEVAR

Para Nayeli.

¿Qué me has hecho que en mis noches te imagino, en mi piel te siento y te transpiro, con mi olfato tu esencia percibo? ¿Cuál fue tu hechizo perverso que me hace quererte y desearte aunque estés lejos? ¿Por qué mi necesidad verte todos los días es tan grande, tanto así como decirte lo que siento?

Yo quería establecer un momento cuando empezó todo, el punto exacto en el tiempo donde te comencé a necesitar: desde las primeras charlas por Twitter, cuando nos identificamos en gustos musicales, la primera vez que nos vimos, ese primer beso, lo que le siguieron, las cervezas que se combinaban con nuestra saliva, mis ojos en tus ojos, el sabor de tus labios, Morrissey y The Smiths en nuestros oídos, mi pasión y la tuya unidas entre cuatro paredes. Puede ser uno de esos ejemplos o todos a la vez; lo que sí sé es que, en la oscuridad de mis ojos, ahí estás.

Puedo imaginarme tu voz hablándome, mis manos conquistándote centímetro a centímetro. Hemos logrado desatar pasiones que van más allá del cuerpo, puedes verme en tus sueños y tú atas mi deseo al reino de la imaginación. Escribo esto y quiero abrazarte, quiero hacerte material, anhelo despertar en mi cama y que la luz de la mañana le otorgue a mis ojos la dicha de tu aparición: tu cabello largo y quebrado, tu espalda desnuda, tus hombros tiernos y tus amplias caderas. ¿Quién no quisiera la verdad de tu belleza para que sea parte de la vida misma, para no compartirla con nadie más?

Quisiera saberte mía, no tenerte a cuentagotas; porque lo que vale realmente la pena no puede pertenecerte en parte. Mi imaginación también me ha hecho ver que una vida entre los dos es posible. No sé si son mis ansias de tenerte cerca o el encanto de la idea que la convicción de mis pensamientos se hace fuerte. Te veo a ti afianzada de mi brazo derecho, nos miramos con rayos ópticos que reflejan nuestros sentimientos, mi mano izquierda acaricia tu cuello y nos besamos, como siempre, como nunca, tan delicioso y eterno. No es difícil imaginarlo, si lo intentas.

No sólo eres de belleza y sensibilidad sin igual; también admiro con encanto tu fortaleza para sobreponerte a los obstáculos de la vida. Tu tenacidad para construir un futuro más allá del pasado es algo que me llena de alegría porque algún día he de verlo concreto. ¿Cómo no quererte por lo que logras, por lo que abandonas, por lo que tendrás de recompensa? Podría llenarte de halagos y aún así, no serían suficientes para expresarte el orgullo que me da tu esfuerzo. Aunque sé que tu partida es para materializar tus sueños, mi corazón lamenta tu partida latido a latido.

Nunca es tarde para decir la verdad y sé que, junto con los buenos momentos juntos, cuidarás de estos sentimientos para llevar, mamacita, mi diosa del Vodka, hada perversa, discípula de Morrissey, rival de apalabrados, adoradora de la buena música, quien hace a mi piel vibrar y a mi alma soñar. No deseo que un “te quiero” se vuelva un objeto perecedero ni que mi recuerdo se vuelva un rastro perdido. Sé que el destino que nos separa, algún día nos volverá a reunir y lo imposible se volverá realidad. No me olvides durante el viaje, ni en la distancia, ni en tus sueños, ni en los días por venir cuando sólo nos quede el recuerdo. Déjame aferrarme a ese espacio en el que se conecta tu corazón con el mío, para que extrañarte sea menos pesado y sentirte sea tan necesario.

Esta historia aún no se ha acabado.

Te quiero.

Gerson.

lunes, junio 30, 2014

JURARÍA QUE FUE AYER, SKENE...

Si me dijeran que ha pasado mucho tiempo, yo les diría que fue sólo ayer…

Los tiempos del corazón son muy distintos a los del espacio-tiempo, bombea recuerdos a la mente, flashbacks deslumbrantes de ese tiempo en el que tú y yo disfrutábamos la ciudad: en un día soleado tomando fotografías sin preocuparnos en composición o fondo, en las tardes lluviosas caminando por reforma con una o dos sombrillas, con el café que daba pie al chisme del día, a tu brazo que jalaba al mío para llevarme hacia los desconocido. Tus ojos rasgados, tus cachetes rosas, tus pantalones de mezclilla y tu sonrisa abierta diciendo mi nombre.

Reforma, Roma, Satélite, Alameda, Madero, Palacio Chino, Insurgentes: todo tiene tu recuerdo en cada pared. Evocarte no es cuestión de cada vuelta de la tierra al sol, sino de cada instante. Mi álbum de instantes en la memoria está tan lleno de fotos tuyas que me alegro que en un breve lapso de eternidad pudimos forjar una amistad que sobrevive, incluso a nosotros mismos. Los momentos que vuelven se han convertido en más brillantes, tanto que opacan el presente más soleado, la luz más cegadora y por ello se vuelven más dulce evocarlos. Los días se vuelven polvo ante el monumento de tu recuerdo, ante la calidez de tu compañía que vuelve con tan sólo ser invocada.

Juro que fue ayer cuando me negué a que te fueras y nunca te lo dije, cuando te acepté un helado en el aeropuerto y me sirvió de consuelo, de resignación ante la realidad. También puedo asegurar que fue ayer cuando nos tomábamos una foto para un reto de Big Blogger, cuando disfrutábamos de un Caramel Macchiato antes de que llorara en tu hombro y tú lloraras en el mío, en los días en que las botellas de cerveza se juntaban en un cartón y tomábamos valor para cantar en un karaoke. Justo ayer salimos de un maratón de películas por tu cumpleaños y nos llenamos de palomitas. Ayer nos poníamos de acuerdo por Messenger para saber cuál sería el plan para el fin de semana. Hace unas horas comiste enchiladas en mi casa, le decías a mi mamá que yo era un mustio y reiterabas que yo camino igual que mi padre. Ayer me dijiste que era indispensable, en aquel Festival de la Palabra, porque yo siempre estaba ahí.

Pero la realidad es implacable: es innegable que nuestra vida ha cambiado mucho y nuestras prioridades también. Por eso doy gracias a Dios de que nuestra amistad ahí permanezca ante las reglas de la existencia, del olvido, del desapego, de la distancia, de los corazones, del internet mismo. Por ello a veces temo volver a verte, porque si pasa, te abrazaría tanto que jamás te dejaría ir. No podría, aún te necesito y eso, a pesar de que todo cambie, ha permanecido inmutable desde que nuestra amistad se hizo tan profunda y natural. Daría todo lo que fuera para desaparecer mis compromisos aquí y estar sólo un minuto tú y yo juntos, como siempre lo hemos querido.

Por favor, no te olvides de mí y guárdame en lo eterno, en la memoria que no se borra, en los colores de la patria, en lo dulce de un café acaramelado, en las fotos, en las películas que te hagan llorar, en nuestras letras, en los días de lluvia ligera, en una cerveza bien fría, en las estrellas y corazones dibujados en un papel, en la música que aún hoy nos une.

¡Feliz cumpleaños! Brindo hoy por tu vida con tu canción, que se volvió mi canción y por consecuencia es ya nuestra canción.



Querida Skene: Sé lo maravilloso que fue el ayer, lo feroz que es el hoy y la incógnita que será el mañana; pero recuerda que te quise, te quiero y te querré en todos esos tiempos (quizá en más).

Gerson.

lunes, junio 23, 2014

LOS 30 DE MÁS...

Ni siquiera sé porqué abrí el procesador de texto en un domingo pasadas las 11 p.m...

Como muchos saben, comer en la calle tiene uno de esos efectos secundarios que no se curan con un simple antiácido. Al ir al doctor para que me recetaran un tratamiento acorde al tema (y me hicieran la pregunta "¿hace cuánto que no te desparasitas?") y ahí me revelaron mi peso actual: tengo 30 kilos de más. Eso, como saben, en anteriores años me hubiera valido pito pero la realidad es innegable: ese el peor peso para un tipo soltero, mayor de 30 años en México (y muy probablemente en muchas partes del mundo).

Mi padre es sabio y conoce que esta situación me quita chances es en la vida: "más delgado tienes más oportunidades en la chamba y con las viejas", me sugiere. Del otro lado tengo ese difícil lastre que es olvidar mi obsesión por Itzel, lo que hace que apeste a desesperación y esté actuando inconscientemente de forma errónea. Con este escenario en puerta, esos 30 kilos de más se vuelven una frontera que me separa de ser un hombre deseable hacia dos jodidas variables: ese exilio moderno y devorador conocido como la Friendzone o que te cataloguen por defecto como todasmías (ningunapuedo), chancero, urgido o como le quieran llamar.

Aquí han visto que he hecho dieta con buenos resultados, pero la neta ya no estoy tan joven como para aventurarme a esa tortura y ya no quiero pasar por eso jamás. La salud, bien gracias. No pienso en ello ni me interesa hasta que me cae el 20 que hay personas que desearían tener una buena esperanza de vida. Comer menos es una opción pero luchar contra el hambre se ha vuelto como revelarse contra uno mismo, como ir contra el instinto. Aún no encuentro un punto medio entre la abstinencia y la gula. Y las delicias de la comida callejera llena de grasa, carne, pan, tortillas, condimentos y bebidas gasificadas aumentan mi placer estomacal tanto como centímetros de cintura. Los pantalones no se expanden proporcionalmente y eso duele.

Me pongo a releer lo que llevo y parecen esos absurdos post que escribía al principio, cuando apenas este blog tenía sus primeras semanas. Tal vez no es algo épico es más bien honestamente anecdótico. Si bien ya no tengo una razón aparente para escribir (mis musas me odian o me han olvidado) sentía la necesidad de escribir tanto como a veces siento la de comer. Este asunto de los kilos extra me ha puesto un poco más reflexivo de lo normal y mi mente quiere vaciar esas divagaciones en un espacio que ya pocos conocen y que en mi vida ya no tiene tanta importancia como antes. Al menos 30 kilos han hecho que valga la pena el placer de escuchar ese orgásmico sonido del golpeteo de teclas por la noche. Así como antes, con insomnio al frente, con el silencio que hace que no me distraiga y con la hoja en blanco en frente. Podría borrar lo que ya llevo pero veré hasta dónde llego.

Estos 30 kilos me han dado de dos sopas: deprimirme y buscar un cambio en mi alimentación(no necesariamente comer menos, sino al contrario); o tomar las cosas con una actitud proactiva. Ni crean que haré dieta o me pondré a hacer ejercicio, lo que sí buscaré es la autoaceptación en esta etapa: no puedo cambiar mi forma de comer, no puedo evitar que me vean como un chancero y no me voy a preocupar por ello. Si he de estar soltero y no puedo bajar de peso, lo aceptaré y a partir de ahí veré lo que construyo con mi vida. Ya estoy en una edad en la que no puedo estar lloriqueando pero tampoco puedo obligarme a hacer cosas que no quiero.

¡Ah, cómo extrañaba escribir! El saber que todavía puedo llenar una cuartilla con estupideces me hace sentir bien, aunque sólo yo lo lea (a decir verdad, me encanta que ya casi nadie le ponga atención a este espacio). No importa si tengo 30 kilos de más o 100, si logro brillar a pesar de ello, en mi peso ideal podré comerme la vida como un niño hambriento en un buffet.

Nos leemos en el futuro. =)

domingo, mayo 04, 2014

...AND WHAT'S A WONDERWALL ANYWAY?

Siempre tengo esa tonta idea romántica de que, algún día, mis letras llegarán a ella y cambiarán todo...

Este mundo carece de romanticismo, lo caótico de la vida ya no da cabida a lo fantástico. En nuestra cabeza la realidad funciona mejor y el destino se empeña en echarlo todo a perder. No, la realidad es tirana y hay veces en las que desearía poder cambiarla de alguna forma. Las letras, esos símbolos que al juntarse forman palabras, frases, que vuelven lo intangible del pensamiento en algo que tiene lugar en el mundo físico. Yo siempre me creí bueno en ellas: capaz de sacarles sonrisas a las personas, algunas lágrimas, hacer que reflexionen, inclusive hacerlos enojar. Pero mis letras no pueden hacer lo imposible: enamorar a alguien, hacer que regrese...

Alguna vez publiqué que estaba escuchando Writing To Reach You de Travis y alguien me dijo que el significado de la palabra "Wonderwall" (mencionada en una frase de la canción) era una persona en la que pensabas constantemente. No sé si sea esto verdad (al parecer tiene que ver con una película cuyo soundtrack hizo George Harrison; además de un muro que separa lo mundano y lo trascendental). Es imposible no pensar en la rola de Oasis, como usualmente lo hacía al oír la de Travis, que era una forma de parodiar la composición de Noel Gallagher. Pero esta definición me hizo escuchar con detenimiento la letra y me sentí profundamente identificado. Esas letras me hicieron pensar inevitablemente en ella.

Si tuviera al menos una oportunidad intentaría solucionar el hecho de que me odia y que no quiere ni que la salude. De hecho, esta situación es irreparable. Me alegro de que es feliz, que se encuentra bien, hasta de que ya le gustan los cómics y viaja fuera del país. En cambio yo, a pesar de que mi vida es estable (tengo un buen trabajo, gano para cubrir mis deudas, gozo de salud normal y de buenos amigos) no consigo olvidar esta situación. Hoy es su cumpleaños y ni siquiera la puedo felicitar. ¿Cómo le digo a mi corazón que esto ya no tiene remedio? A mi mente vienen los días ya lejanos en los que me sentaba enfrente de mi computadora o con el móvil, por Twitter, por Facebook o por correo electrónico escribiendo para alcanzarla, para llamar su atención, para conversar con ella, para invitarla a salir, para lograr que no se fuera, que regresara unos minutos más.

Así como la vida te trae canciones cuando más las necesitas, también te trae versiones interesantes, como esta de Fran Healey, escocés vocalista de Travis y compositor de Writing To Reach You. En la canción inclusive contempla la posibilidad de no alcanzar a esa persona, como la carta de intenciones que nunca llega a ser, el recado importante que no llega o el post que nunca lo lee la persona a quien fue dedicado. La vida parece un enorme cúmulo de desencuentros, de callejones sin salida, una maleza que no te deja ver si vas hacia la dirección correcta o si te diriges hacia el precipicio. Puedo sentir esa falta de noción del espacio que describe el autor "because my inside is outside, my right side's on the left side..."



Tengo la desgracia de ser un romántico, por eso (y como les comentaba al principio) mantengo la esperanza de que algún día mis letras lleguen a ella y cambiarán todo. No sólo las de este post, sino las que le he escrito a lo largo de los años en este blog para que sepa que en mí no hay más que amor, nunca hubo más ni nunca habrá menos. Mientras tanto, mañana será lunes y lo que sea que esté en mi ojo se irá, el iPod seguirá tocando lo usual y quizá me pregunte: "¿Qué es un Wanderwall, de todos modos?"

Nos vemos en el futuro.

lunes, marzo 31, 2014

GANAS...

Tengo ganas de tocarte, de conquistar tu piel poro a poro, ganas de oler tu cabello por las noches y despertar en tu pecho por las mañanas. Ganas de nadar en primavera dentro de las pupilas de tus ojos. Ganas de que tu aroma sea mi sombra, que me acompañe de forma indivisible y que así como me alejo, tu esencia me regrese a ti.

No puedo evitar sentir ganas de escucharte y hablar contigo todo el día, ganas de que me sueltes palabras suaves al oído. De salir a comer contigo y ganas de ser tu sopa, mejor aún: tu plato fuerte. Ganas de vivir el tu cuello y de probar qué tan sensible es a los besos. Ganas de escuchar las diferentes tesituras de tu voz cuando tu piel y la mía entran en contacto.

Muero de ganas de pasar mi mano por tus piernas blancas, ir hacia tus botas y desabrochar el cierre para dejar tu pie desnudo. Y con esas mismas ganas, pasar el deseo por debajo de tu falda, quitar lo que estorba y volver al origen. Ganas de atarme a ti como el ancla a la roca, como la última esperanza, como el simbionte que se alimenta de organismo invadido, como en el que en la tormenta se aferra a una tabla para sobrevivir.

¿Pero sabes de qué tengo ganas? De un beso, de mezclar sabores, de mordidas, de esa magia que se halla cuando dos personas unen sus labios, de la firma mancomunada de dos sentimientos, de hacerte vibrar con ese acto, de tomar juntos ese boleto sin escalas al cielo. De acariciarte la frente y abrir los ojos para reconocerte.

Las ganas son para saciarse; pero en caso de que no puedan consumarse, siempre se guardan para una mejor ocasión. Así que las guardo para ti, para el momento en que no hay impedimentos, que no haya límites entre nosotros. En ese entonces las ganas dejarán de ser palabras no dichas, acciones no realizadas, sueños frustrados. Entonces sólo seremos tú y yo y, con ello, el mundo será un lugar maravillosamente distinto.

Nos vemos en el futuro.