lunes, marzo 31, 2014

GANAS...

Tengo ganas de tocarte, de conquistar tu piel poro a poro, ganas de oler tu cabello por las noches y despertar en tu pecho por las mañanas. Ganas de nadar en primavera dentro de las pupilas de tus ojos. Ganas de que tu aroma sea mi sombra, que me acompañe de forma indivisible y que así como me alejo, tu esencia me regrese a ti.

No puedo evitar sentir ganas de escucharte y hablar contigo todo el día, ganas de que me sueltes palabras suaves al oído. De salir a comer contigo y ganas de ser tu sopa, mejor aún: tu plato fuerte. Ganas de vivir el tu cuello y de probar qué tan sensible es a los besos. Ganas de escuchar las diferentes tesituras de tu voz cuando tu piel y la mía entran en contacto.

Muero de ganas de pasar mi mano por tus piernas blancas, ir hacia tus botas y desabrochar el cierre para dejar tu pie desnudo. Y con esas mismas ganas, pasar el deseo por debajo de tu falda, quitar lo que estorba y volver al origen. Ganas de atarme a ti como el ancla a la roca, como la última esperanza, como el simbionte que se alimenta de organismo invadido, como en el que en la tormenta se aferra a una tabla para sobrevivir.

¿Pero sabes de qué tengo ganas? De un beso, de mezclar sabores, de mordidas, de esa magia que se halla cuando dos personas unen sus labios, de la firma mancomunada de dos sentimientos, de hacerte vibrar con ese acto, de tomar juntos ese boleto sin escalas al cielo. De acariciarte la frente y abrir los ojos para reconocerte.

Las ganas son para saciarse; pero en caso de que no puedan consumarse, siempre se guardan para una mejor ocasión. Así que las guardo para ti, para el momento en que no hay impedimentos, que no haya límites entre nosotros. En ese entonces las ganas dejarán de ser palabras no dichas, acciones no realizadas, sueños frustrados. Entonces sólo seremos tú y yo y, con ello, el mundo será un lugar maravillosamente distinto.

Nos vemos en el futuro.

viernes, febrero 14, 2014

SOBRE CONSERVAR EL AMOR...

…y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.
Mateo 24:12
Me gusta pensar que el hecho de no dejar de creer en el amor impide que venga el fin del mundo. Son raros estos tiempos porque vuelvo a estar sin una pareja y la verdad estoy bien. A veces me acuerdo de Itzel con quien nunca logré algo, después pienso que aunque los recuerdos son fabulosos la realidad es que ya ni chance tengo de que vuelva a ser mi amiga y trato de enfocarme en mi presente. La vida sigue y actualmente vivo un periodo intenso en el que la chamba ocupa gran parte de mi tiempo.

Las personas con las que me involucré sentimentalmente en estos años ya tienen pareja y es padre ver que son felices, lo malo es que el trato pues ya no es el mismo. Se me olvida que el cambio es la esencia misma de la vida, que lo que tenemos hoy puede cambiar mañana, en un mes, o cuando menos lo esperemos. En este caos en el que se regodea la existencia llego a este punto, ya casi tengo 32 años y apenas siento que estoy poniendo las bases de lo que será mi vida adulta. Bueno, al menos eso creo…

Ya saben, esas cosas que uno piensa y que ya pocos tienen como proyecto de vida: una esposa, hijos, un buen trabajo, una casa… hasta un perro. En el trabajo ahí voy, construyendo desde hace años mi carrera en el Community Management (algo que, como los que me han leído desde hace casi 10 años ni tenía en mente) y que al menos ya me da para mis gustos y gastos; pero falta la otra parte. Pienso también que cada cosa tiene su tiempo y esas oportunidades eventualmente se generarán. Lo importante es que aún hay amor a mi alrededor: el de mi familia, el de mis amigos y de personas que aún no conozco, que entrarán y saldrán de mi vida de igual forma.

Amar como ser feliz al final también pueden ser decisiones conscientes. No de un día, sino de todos los posibles (ya que la vida es una serie de momentos alegres, tristes, sorprendentes, cotidianos e inesperados). Yo decido ser feliz así como estoy, consciente de las vueltas que da la vida y de lo que tengo. La existencia es demasiado inmediata y corta como para sufrir por cosas que hacen falta o que ya no están.

Pero… ¿Por qué me nació escribir sobre esto después de semanas de no tocar un procesador de texto? Es muy raro: cuando caminaba hacia la chamba, miré hacia abajo y me encontré un corazón, estaba mal cortado pero la figura era reconocible. Fue sin buscarlo, como las mejores cosas. En este este 14 de febrero el cliché fue inevitable, sonreír, tratar ese amor que aún está en mí, que todavía no se ha enfriado y que seguro lo tendrá alguien que lo merezca. Así que junté mis dos pies ante aquel corazón, saqué esta foto, le puse un filtro y salió esto:



Como les dije al principio: Me gusta pensar que el hecho de no dejar de creer en el amor impide que venga el fin del mundo. =)

domingo, enero 05, 2014

TU TERNURA

Para mi hermana Cynthia.



Eres mi primer recuerdo de ternura, siempre agarrada de mi brazo, con tu sonrisa amplia y tus ojos entrecerrados. Con tu voz suave y tus chapitas que hicieron de la belleza algo natural en casa.Tan frágil y a la vez tan fuerte, tan delicada pero con una fuerza que salía de quién sabe dónde para protegerme. Siempre delante de mí, con amor, con dulce amor.

Siempre tímida pero a la vez curiosa. Me has enseñado más y me has descubierto mundos que no conocía. Mi sombra la hiciste a un lado con tu luz. Tu esfuerzo por lograr las cosas es un modelo de vida. Eres como un tren que al tomar mayor velocidad ya nadie lo detiene. Tienes una mejor atención por los detalles que yo. Tu esfuerzo, tu perseverancia y tu amor te hacen lograr cosas maravillosas como manualidades increíbles y manjares en la cocina. Mientras todos te subestiman tú has demostrado que brillas como mil soles resplandecientes.

No he encontrado un corazón más tierno que el tuyo, con esa capacidad infinita para dar sin recibir nada a cambio, has encarnado la caridad y sabes dar la mano aún a gente que no lo merece. Tampoco nadie me ha hecho reír tantas veces como tú, con cualquier chiste o anécdota. Tan perceptiva de lo que necesitan las personas, haciendo que se sientan cómodas y a gusto. Tu ternura permea en todo lo que haces y deja huella. Ni yo con mis letras logro tanta perfección como la que tú alcanzas con la virtud de tus manos.

Nadie sabe dar tanto amor como tú. Tus sentimientos son como una miel, color ámbar, dulce y con la consistencia que cubre cualquier superficie. Me has enseñado tantas canciones, tantas ideas y me has compartido tantos sentimientos que no puedo querer si no te tengo a ti como referencia. Y aunque pocos han sabido reconocer las joyas de tu alma, se pierden de la riqueza de tu calidez. Tú eres mi lado más tierno de la vida, el más sensato, el más bello, el que me obliga a deshacerme de las cosas que ya tengo establecidas para dar una nueva mirada a las cosas. Eres sin duda la mejor parte de lo que soy.

Doy gracias a mi Dios que estés conmigo a pesar como soy. Yo sé que no es necesario un día especial como hoy para decírtelo. No me perdono no darte mis letras antes pero sé que estas te gustarán porque las hice especialmente para ti. También agradezco tu infinito amor, ese que me has dado sin condiciones y tu perdón por las miles de veces que hemos tenido desencuentros. Hay tanto que admiro y tanto que deseo aprender de ti. Mi vida es más completa cuando estás agarrada de mi brazo con tu sonrisa amplia, tus ojos entrecerrados, tu voz suave, mostrando la fuerza que te hace ponerte delante de mí, protegerme con dulce amor y bendecirme con la dicha de tu ternura.

¡Feliz cumpleaños! Te amo hermanita, luz que alegra mis días.

Gerson.

martes, diciembre 31, 2013

2013: 10 COSAS QUE APRENDÍ

Sí, ya sé que he dicho que este año fue muy desastrozo, pero al hacer un ejercicio de reflexión me doy cuenta que hubo muchas cosas rescatables y que merecen que las reconozca en un 2013 que tuvo grandes momentos. La vida, sobre todo en estos 15 días ha sido de mucho aprendizajes y experiencias que quiero llevarme para el 2014:

1. Me volví a ganar un aumento a principios de año. Fue muy satisfactorio saber que mi esfuerzo y la voluntad de Dios me habían ayudado a ganar un poco más. Eso, la oportunidad y la suerte hicieron que algunos mecanismos se activaran.

2. 4 meses maravillosos en el DF. La experiencia de la emancipación era algo que ansiaba desde hace mucho tiempo y bebí de todos sus beneficios: comer y beber lo que quisiera, llegar a la hora que se me diera la gana, placer, libertad a la que sólo tenía que responder a mí mismo. Quizá la vida ahorita no me permita volver a eso en un plazo corto pero es algo que debo volver a hacer antes de casarme.

3. El aprendizaje de no estancarte en el trabajo y valorar tu puesto. Esa fue la principal razón por la que terminé mi relación de dos años con la mejor chamba hasta el momento. Ahí me capacitaron para lo que ahora puedo considerar mi carrera y ahí forjé mi experiencia para no volverme a sentir un novato. Me fui agradecido, como debo irme de cualquier gran lugar.

4. También la vida me enseñó a no ser tan coqueto. A principios de abril perdí la oportunidad de andar con una mujer que me gustaba mucho porque pensó que le ponía más atención a otras personas en lugar de a ella. Aunque en la práctica lo de ella y yo no hubiera funcionado (ella tiene una relación extraña con su ex esposo), me dejó eso para recordar.

5. 2013 fue el año en el que disfruté como nunca a mi Cruz Azul. Dejando de lado la vergonzosa final que perdimos me tocó vivir en el estadio los partidos de local de La Máquina en la liguilla. Me tocó ver un duelo contra Morelia donde el equipo se sobrepuso al un gol tempranero para llevarse una buena ventaja demostrando un gran nivel de juego. Después me tocó ver cómo el equipo goleó a Santos Laguna y fue superior y ver a los arrogantes americanistas bajar la cabeza cuando en un diluvio sobre el estadio Azul, los locales se iban con un gol de ventaja. En el primer partido se fue la luz como 20 minutos, lo hubieran visto: la gente cantando y felices, como nunca antes. Aquellos que nos tachan de afición fría se les hubiera puesto la piel chinita de ver el amor que la afición le demostró al equipo. Los celulares desafiaron la oscuridad de esa noche y los cánticos de una barra se convirtieron en los de la nación azul. Aparte se logró la Copa Mx, que grité como siempre quise.

6. También aprendí que no debes renunciar a un trabajo si no tienes algo seguro. No salirte aunque el proyecto sea un desmadre, algunos compañeros sean mala leche, trabajes sábados y domingos, tus jefes sean unos idiotas que no tienen idea de qué ordenarte o que pienses que puedes encontrar un trabajo en 15 días. El trabajo es una bendición, no debe uno huir del barco a menos de que aterrices en otro.

7. Conocí How I Met Your Mother. Debido a la mujer del punto 4 y a una que conocí en julio (pero que tiene novio) me puse a pensar qué es lo que busco en una pareja y la serie, una de las mejores e increíblemente inteligentes comedias que he visto, me hizo reflexionar sobre ello. Después que renuncié a mi segundo trabajo me puse a ver durante semanas la serie, la tomé como un verdadero maratón. Es imposible no reconocerte en los personajes. Para mí es el FRIENDS (serie que no entiendo y no me gusta) de los demás, pero mejor elaborado. Me animó durante el primer mes que no conseguí trabajo y ya deseo ver la conclusión de esa divertida, cotidiana e interesante historia. Lo que aprendí de ella se merecería un post aparte. Sin duda me ayudó a definir que quiero en el terreno sentimental.

8. No hay amigos perfectos. Yo soy el claro ejemplo de que no soy uno así. Uno no es mejor que otra persona, así que uno debe aprender a ser tolerante y comprensivo con los demás. Puede que en algún momento les fallemos o nos fallen. Lo importante es pedir perdón cuando sea necesario, reparar en la medida de lo posible el daño y tratar de vivir la vida lo más feliz posible.

9. No ser desapegado con la gente que amo y me ama. Durante años he cometido ese estúpido error. La vida es relativamente corta como para no compartirla con la gente que uno ama, ni de decirle lo importante que es en tu vida, ni de escucharlos y conocerlos ni de demostrarles el valor que para ti tienen. Amo a mi familia, no he estado suficientemente con ellos, no les he demostrado lo mucho que los amo y que la vida no sería la misma si no estamos con los cuatro juntos: mi mamá, mi papá, mi hermana y yo. Estos días he aprendido eso y he tratado de estar el mayor tiempo posible con ellos. El cambio no a sido fácil pero día a día trato de dejar mis viejos hábitos de soledad.

10. Había dicho que este año había sido un fiasco pero sería injusto decirlo porque en él hubieron personas que alegraron mi vida, me enseñaron cosas, me tendieron la mano y me mostraron la alegría de la vida. Sé que no lo leerán pero aún así es justo nombrarlos, sin ellos realmente el 2013 hubiera sido horrible. Gracias a Andrés, Ceci, Ángel, Karina, Anel, Eixha, Minerva, Saiffe, Valentín, Valdri, Moni, Maru, Suri, Suhey, Ludim, Ethel, Mona, Nayeli, Jessica, Paola, Pupi, Maru, Jaqueline, Lala, Ica, Jennifer, Marina, Sonia, Cintia, Moka, Alejandra, Vian, Aline, Manguito, Erika, Jadis, Se77e, Cynthia, Skene y Leo.

Espero, lleguen o no lleguen a este párrafo, que el 2014 sea uno de los mejores años de sus vidas, llenos de salud, amor, paz y mucho éxito en cualquier cosa que realicen. Que mi Dios los bendiga y llene sus días de alegría. Ahora, iniciamos el año nuevo con un cliché:



¡¡¡¡FELIZ 2014!!!

Nos vemos en el futuro.

miércoles, diciembre 04, 2013

CARTA A SKENE 2013

Hola Skene, sé que te debo una disculpa porque casi nunca hago esto. A veces me acuerdo de esa rola que tanto te gustaba, Alicia (Expulsada al país de las maravillas) y ahora me identifico. Siempre he sido muy unido al desapego, siempre he sido así; afortunadamente la nostalgia no me ha dejado, se adhiere a lo mucho que te extraño y este escenario es tan contradictorio como yo. Por ello me gustaría romper con eso y contarte de qué va mi vida en este último año. Trataré de ser lo más concreto posible para no aburrirte.

Este 2013 había empezado de maravilla: me habían aumentado el sueldo, me había comprado un iPhone nuevo y en general la vida iba muy ligera. A finales de enero tuve una oportunidad de golpe: irme a vivir al DF. Básicamente en dos semanas arregle vivir con un par de roomies, compré una base de madera (difícil de cargar, la condenada) y un colchón usado que es suavecito. El primer día de febrero había hecho uno de mis sueños realidad: vivir el el DF. El depa está en la Colonia del Valle, muy cerca del metro División del Norte y Zapata. Fui muy feliz al llegar ahí, esa etapa a grandes rasgos fue maravillosa.

Me acordé cuando me contaste de tu experiencia de vivir con roomies y eso me pasó a mí. A pesar de que eran dos mujeres, la verdad son muy desordenadas y también eso a mí me resultó molesto. Hubo circunstancias como el respeto de los espacios, la diferencia marcada de horarios de trabajo (ella trabajaban de madrugada cuando yo necesitaba dormir) y cuestiones de higiene que no me hicieron mi estancia tan agradable. Por lo demás fue libertad pura: una hora de dormir más, disfrutar de una cerveza a final de un día cansado, no tener problemas para regresarte tarde en donde siempre un taxi me llevaba a casa sin gastar una fortuna y una vida sexual que se volvió activa.

A 15 días después de que me mudé volví a ver a la chava que me gusta. No fue una experiencia agradable y ahora me odia. Eso sí me tiene un poco chipil pero bueno, la vida sigue. Eso paulatinamente fue el principio del fin de la casa de cartas que era mi felicidad. En abril pensaba mudarme pero el destino se me adelantó: me corrieron de la chamba donde estaba después de dos años y nada más tenía mi liquidación. Se acercaba mi cumpleaños y debía tomar decisiones. Pagué una parte de mi deuda y la renta hasta junio y lo otro era gasto. Así pasaron los partidos en los que el Cruz Azul llegó hasta la final (el estadio me quedaba a 10 minutos de casa) y mi cumpleaños. Fue difícil dejar la Del Valle, aún la extraño.

Justo cuando se me acabó la lana de la liquidación consigo trabajo. La única bronca es que ahí trabajaba sábados y domingos y sólo tenía un día de descanso. Dos meses después el proyecto en el que estaba decía tener una "crisis" que podría dejarnos desempleados en octubre y para mi fue el pretexto perfecto para dejarlos. En un principio no pensé que fuera una mala decisión pero ya van dos meses y medio y no consigo trabajo, poco a poco me he ido quedando sin dinero y aún tengo deudas qué pagar, jejejeje. Ahorita mis papás me ayudan en lo que me recupero, hay días en los que pierdo la fe y me saco de onda, pero se me pasa.

En ese tipo de ocasiones te he necesitado más que nunca. Recuerdo esos días en lo que no necesitábamos nada más que nuestra compañía para darnos aunque sea un pequeño ratito de felicidad. El mundo podía irse al diablo mientras pudiéramos ir al cine, por un café, al museo o a echar la chela. Y siempre había música donde íbamos, siempre una nueva cosa por aprender. Sé que la nostalgia es un juego peligroso pero no hace mal, de vez en cuando, darle una checada. De hecho, me gustó la idea de un día contactarnos vía Skype y, por qué no, tratar de hacerlo seguido. A veces recuerdo lo que le dijiste a mí mama, que era un voluble y es cierto; aunque en verdad me encantaría estar en contacto tanto como sea posible.

Ha pasado mucho tiempo y entenderé si ya no es tan importante saber de mí y si si sientes que he fallado en nuestra amistad. En verdad lo siento, el desapego no me ha dejado cosas buenas y es algo que quisiera cambiar. Creo que 7 horas de diferencia y el mar no deberían presentar algún problema. Fija un día y hora en la que estés disponible y ahí estaré sin importar cuán temprano o tarde sea. =)

Te mando un fuerte abrazo y deseo que estés bien, amiga.

Te quiero mucho y te extraño aún más.

Gerson.

viernes, mayo 10, 2013

CUANDO CONVERSAMOS:

Para María Teresa Navarro Flores, mi mamá.

Cuando conversamos se abren nuestros horizontes, yo aprendo de ti y tú aprendes de mí. No hay límites para nuestras dudas, no hay cartas escondidas bajo la manga, tampoco existen reservas. El tiempo se hace agua y muchas veces no es suficiente para nuestras interacciones. Cuando conversamos crecemos hasta el cielo sin necesidad de metros.

Se revelan secretos que ninguno había considerado, nuestro punto de vista se hace más rico y nuestros conocimientos más amplios. Cuando conversamos hablo más de lo que podría en cualquier otro lado, soy más yo al momento de exponer mis palabras, de colocar sobre la mesa mis pensamientos, de entender y ponerme a escuchar más que con cualquier otra persona. Creo que, además de ser mi mamá, eres de mis primeras amigas, una que me escucha y trata de entender aunque muchas veces tengamos opiniones distintas de un mismo tema.

Cuando conversamos no pierdes ni un gramo de tu pasión, muchas veces es un duelo de posturas que recupera su respeto por nuestro cariño mutuo. Me gusta que, a pesar de ser una contreras con todo el mundo, muchas veces te serenas y buscas ponerte en mis zapatos. Cuando conversamos muchas veces nos herimos y al rato nos disculpamos porque en verdad nunca fue nuestra intención hacernos daño.

En mis momentos más tristes y en los que necesité consuelo lo tuve al lado tuyo mientras conversábamos. Siempre tuve tus brazos y tu hombro para llorar. A pesar de que piensas que nunca encontraste palabras para animarme o consolarme, el hecho de que me escucharas y que estuvieras ahí fue más que suficiente para no cometer una estupidez. Cuando conversamos sé que no siempre apruebas mis acciones y mis decisiones pero siempre me has sabido llevar a la reflexión sobre lo que es correcto, sobre lo que no debo olvidar hacer.

Así como tú me has dicho que extrañas esas veces cuando conversamos, debo confesarte que yo también añoro esos momentos que no han sido pocos. Hoy la distancia nos tiene un poco lejos pero eso no quita la posibilidad de que pronto volvamos a abrir nuestros horizontes y aprendamos, tú de mí y yo de ti, sin límites ni dudas para lograr que el tiempo juntos se vuelva agua. Siento que una forma de demostrarnos cuánto nos queremos es cuando conversamos.

Te amo hoy, mañana y siempre mamá.

Tu hijo, Gerson.

sábado, mayo 04, 2013

¡FELIZ CUMPLEAÑOS, AMOR MÍO!

*Quizá no leas este post, quizá sí, quizá no te interese, quizá lo ignores porque viene de mí. También sé que esto me va a causar problemas contigo, con tu novio y con gente que no conoces y quizá que aún no sabe que existes y lo que significas para mí. A pesar de todo ello mis letras, así como una parte de mi corazón son tuyos, siempre lo serán, Quejumbrosa.*

Para Itzel Reyes Treviño:

¡Feliz cumpleaños, amor mío! Amor que hoy me desprecia, uno que nunca me vio como tal, pero amor al que yo le di nombre y apellidos, amor que solo es de mi parte, amor que a pesar de tantos años no te olvida. Sé feliz, ese siempre ha sido mi deseo a pesar de mí. En el apartado de mi corazón no hay dudas, siempre fuiste tú y por ello, ante tu negativa y la del destino mismo, aquellos deseos que quise que se materializaran en nosotros quiero que se conviertan en tu felicidad, una duradera en un mundo en que todas las cosas tienen fecha de caducidad.

No olvidé tu cumpleaños, nunca lo hice.Cumplimos el mismo mes, eso lo sé desde que nos conocimos, desde que celebramos nuestros cumpleaños juntos, desde que me enamoré de ti y nunca pude decírtelo. Quería protegerte de toda la mierda que me tiraban pero nunca vi que perdí la oportunidad de acercarme a ti. Te confieso que te idolatré desde entonces y te hice estandarte de mis fantasías. Sé que me tacharás de loco pero aquella impresión que dejaste en mí aún permea en lo que hago. Te amo y en tu día no puedo desearte mal, aunque dadas las circunstancias tú no puedas decir lo mismo.

Te pido perdón por lo que sea que haya hecho que me odies. Por favor no lo hagas por riñas personales que no tienen que ver contigo. Hoy ni tu amigo soy, pero créeme que a nadie de mis amigos le he deseado tanta dicha, una que Dios no me ha dejado tener y que sé que mereces. En mis palabras te dedico todas esas cosas que he deseado y que no he tenido, todo eso que hará tu vida de dicha, que llenará tus momentos de júbilo, que acompañará tus soledades con dulce amor. Si te sirve de consuelo, hoy mi vida se cae a pedazos: No soy feliz sin ti y tendré que aprender a ya no verte más y quizá a vivir con tu desprecio, a vivir sin el amor que deseé de ti para mí.

Te amé desde la primera vez que te vi, desde los primeros tuits, desde las ocasiones que escuchaba tus malos chistes, que veía tu risa de guasón, que brindaba contigo y que escuchaba tus debrayes sobre la vida. Te amé por tus deseos de superarte, por tu ansia de vivir, por tu talento en las letras, por nuestros gustos musicales compartidos y por ese buen sabor de boca que tenía al verte. Por eso sé y sabré que hoy es tu cumpleaños, porque jamás te olvidaré y quizá nunca te deje de amar.

Yo tengo la esperanza de que leas esto y que no pienses que soy patético, que no pienses que soy un tonto al evocarte. Yo siempre fui tu fan y llevé mis sentimientos demasiado lejos. Yo espero que si alguien que lee este blog te conoce, te haga llegar este post y te muestre las cosas que te escribí aquí. Aunque también sé que no tengo ninguna esperanza contigo te dedico esta canción, mi Venusina, la mejor chica que he conocido jamás. Yo tengo la esperanza (y viviré con ello por siempre) de que al volvernos a ver no me regales una mirada de desprecio; sino una sonrisa lejana a cambio. Yo, por el amor que te tengo, prometo no molestarte jamás, aunque muera de las ganas de volverte a escuchar, ver y convivir contigo. Si yo tuviera algo mío por qué jurar lo haría, por lo inmenso que tú significas para mí.

Sé lo importante que es para ti la música, es de las cosas que me enamoraron de ti. Como última vez te regalo esta canción. La escribió un poeta brasileño llamado Vinicius de Moraes y explica lo que siento por ti, que siempre te voy a amar, al menos el resto que me quede de vida. Quería escribirte lo mejor, aquí el blog hay cosas para ti desde 2009. Le pido a Dios, al que deposito mi confianza en el futuro, que mis lágrimas se conviertan en años de amor para ti, que tengas todo el amor que te tuve y que de vez en cuando me recuerdes sin rencor, evocando los bellos años en los que fuimos amigos, esos en los que sin pedirte permiso me enamoré de ti. Itzel, Quejumbrosa; Eu sei que vou te amar por toda minha vida!



¡Feliz cumpleaños, amor mío!

Con todo el amor que poseo. Gerson.