domingo, diciembre 18, 2011

RECOVER


Mi nombre es Gerson Obrajero y mi vida está cambiando.

Después de que quedar como el lobo de las dos tortas, creí firmemente que el año se estaba yendo al carajo. Ustedes lo leyeron en el post pasado, apenas estaba empezando a ordenar para dar mis primeros pasos hacia otro status cuando llegó algo que no me esperaba. Las transformaciones vienen cuando menos te las esperas… y si son buenas, hasta te pueden dibujar una sonrisa.

La situación en mi trabajo parecía estable. Digo “parecía” porque, al momento de que una de mis compañeras renunció, a nuestra jefa se le salió decir que “le pidieron recorte de personal” por lo que no contratarían a alguien más para el puesto. Esa indiscreción hizo que se activaran mis alarmas. No pude evitar recordar aquella vez que en mi primer empleo me quedé sin trabajo. Mandé currículums por si las dudas. Sé lo que pasar estas fechas sin ocupación y era mejor tomar precauciones.

A la siguiente semana corren a una de nuestras compañeras. Esa tarde quedé en shock porque esos mismos nervios volvieron a mí. Más cuando el teléfono de mi cubículo sonó, era mi jefa y quería verme…

Entré a la oficina, cerré la puerta, estaba ella y mi jefe directo, temí lo peor. Tomé asiento hasta que me lo pidieron y debajo de la mesa me tomé las manos. Trate de evitar todo nerviosismo en mi rostro y me dispuse a escuchar. Ella mencionó mi sueldo con el que empecé, de inmediato pensé en un recorte de sueldo (cosa que regularmente me hace renunciar) pero después mencionó mis meses de esfuerzo, el compromiso que vieron en mí y lo bien que mi jefe habla de mi trabajo, por lo tanto, ella me dijo que en enero me aumentarían el sueldo.

El alma me volvió al cuerpo, me despedí de todo mundo estrechando las manos y ya afuera del edificio no pude evitar saltar de alegría. Con esta lanita extra podía pensar en hacer otras cosas y hasta en mudarme. Gracias a Dios porque había escuchado lo que había dicho y lo que no. Este acontecimiento fue un levantón en automático de ánimo, tanto que por los CV’s que me mandé me llamaron a una entrevista. Si me quedo ganaría aún más, si no, no importa, tengo trabajo seguro y un buen sueldo (apuesto que algunos pensaron que jamás escribiría eso en este blog).

También tuve un “recover” sentimental, no puedo revelar mucho porque es una mamada pero es increíble cómo una voz, una mirada y su presencia hace que me olvide de todas las mujeres del mundo, de todos mis problemas. Creo que ese es el amor de verdad, ese que no muere y que saluda con cariño a lo que no puede ser, el que al no poder tocar la inmensidad del mar se conforma solo con la brisa.

En fin, únicamente vine a escribir que hoy estoy feliz y lo disfrutaré mientras dure.

Nos vemos en el futuro.


2 comentarios:

Alesi dijo...

Muchas felicidades por tu éxito en el trabajo y por ese estado tan en paz por el lado personal, si que dure la felicidad por muchooo!

Y pues Feliz navidad!!

Gerson Obrajero dijo...

Gracias, estimada Alesi por volver a este blog y por tu comentario. Feliz navidad! =D