domingo, noviembre 21, 2010

KISSING A PUMA

-Qué?
-Te quiero besar…

La conocí la semana pasada en la tocada de Delator en la Roma. Buena plática, buena onda y un carácter bastante fuerte. Todo pasó muy rápido y cuando menos me di cuenta nos teníamos abrazados escuchando la música y terminó dándome su teléfono antes de irse. Nos habíamos besado y yo le había prometido que la llamaría. Ella no me creyó.

En la semana la agregué al Messenger, me agregó a Twitter y nos estuvimos mandando mensajes SMS. Ella está ocupada entre su escuela y el trabajo, yo con mi chamba y las distancias tengo para que el tiempo se me desvanezca. Ella dice que somos muy parecidos. Yo le digo que además hay cosas que nos harán chocar. A ella le dicen a regañadientes que beso bien. Yo tuve en mi paladar el recuerdo de sus besos mezclados con cerveza durante la semana. Ella no deja de recordarme lo que me dijo ese sábado: quiero algo formal; yo mi respuesta: quiero conocerte.

Una de las cosas que más me gustan de ella es que le encanta el fútbol, podría decir que de la misma forma en que yo. Le va a los Pumas (algún defecto debía tener) y en el partido del miércoles me mandó mensajes cuando los universitarios hicieron el primer gol. Creyente en el karma como soy, no respondí los mensajes y me hago parte de la carrilla. Es genial cuando puedes hablar con alguien de alguna de tus pasiones y con ella se presta, aunque el destino haya puesto a nuestros equipos en la liguilla.

Cómo le había prometido, el fin de semana nos volveríamos a ver (cosa que tampoco me creyó). Fuimos al Starbucks de Alameda (porque también ama el café) y platicamos, tratando de conocernos mejor. Nos habíamos acabado nuestros respectivos frappés cuando le propuse ir a ver el partido a un lugar. Quince minutos después ya estábamos en el Otro Río tomando cerveza y apenas vi la pantalla del bar me tocó ver que el Cruz Azul ya iba perdiendo por un gol. Mientras ella estaba emocionada viendo cada jugada peligrosa de los pumas, en cada botella me bebía mi preocupación porque todo lo malo que le podía pasarle a un equipo le pasó: no tener posesión del balón en ningún lapso del partido: gol a los primeros minutos, lesión de jugadores, expulsión de otro más y una mano que al final decidió el resultado. ¡Hubieran visto la efusividad con la que ella celebró ese penal que se convirtió en gol, como yo lo hubiera festejado!

Al medio tiempo la miré de frente y le pregunté si quería andar conmigo. Me dijo que sí.

Al final, Pumas borró de la cancha al líder general. El bar lleno de seguidores universitarios festejaba el triunfo como un campeonato y yo estaba con la cara desencaja. Es increíble el consuelo que hallé en sus brazos, me besó una y otra vez. Cada vez que lo hacía, no se sentía tan mal la decepción por la derrota futbolística. Claro que hacía chistes y quizá los seguirá haciendo hasta el miércoles o jueves, pero podía soportar mejor la carrilla. Me despedí de ella en el metro, tenía que irse temprano porque ya muy noche no hay transporte donde vive: been there, done that. En un mensaje me escribe que hará todo lo posible para que funcione; apenas hace unas horas lo vi y le prometí que yo también lo haría. Apenas y nos estamos conociendo, ambos no sabemos lo que nos deparan los siguientes días.

Gracias a Dios, tengo trabajo y novia. No sé qué hice para que las cosas hayan cambiado radicalmente en mi vida, pero mientras eso dura lo disfrutaré lo más que pueda.

Nos vemos en el futuro.

7 comentarios:

Ritch *. dijo...

Wwwooowww!! Esta sí que es noticia.
Felicidades y a cuidar eso, eso que sin querer comenzó.

La Pitonisa dijo...

Felicidades Tlaloc! Bien dicen que las cosas llegan solitas y me da gusto que lo estés disfrutando y vayas bien con eso...Mucha suerte!

Diana(tu niña puma) jiji dijo...

Hola amor! si fue genial jaja tu cara :)y yo brincando y gritando de felicidad!, se que no tengo el carácter mas lindo del mundo, que chocamos en varias cosas,pero haré todo lo posible para que funcione :)
te quiero!

Jadis ♪ dijo...

Felicidades y salúuu!

Tu descripción me recordó al salón corona, cuando jugó pumas - cruz azul, precisamente. El día que nos conocimos pero no nos hablamos jajaja, la vida está llenísima de gratas sorpresas!

Disfruta las tuyas, porque te las mereces :D

Skene dijo...

Exigo, nombre, que digo EXIGO los detalles!!!!

Amigüiiiiiiii!!! estoy toda contenta por ti.

Disfruta, mucho, muchiiiisímo.

:)

Iuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!

Anónimo dijo...

uhhhhhhhhhhhhhhhh gerson y diana sentadoooos en un arbooool (hay yo y mi carácter infantil)

atte: manel

LadyLuna dijo...

Sigue pues, así de feliz.

Llegué de casualidad.

Un besito.