domingo, diciembre 30, 2012

LOCURA

Lo tengo en mí desde niño, yo lo sabía y durante todo este tiempo lo he soltado pocas veces, todas ellas con resultados catrastóficos para mi vida. En todo este tiempo lo he negado, tratando de adaptarme a un mundo que no entiendo y aparentando una normalidad que a veces creo que nadie me cree. Me he atado a mí mismo pero durante todo este camino me empezaron a molestar las riendas propias, el dolor y la pérdida han hecho que abrace de una buena vez mi verdadera naturaleza y lo reconozca: estoy loco.

Por fin pasó, como dice Queen en I'm Going Slightly Mad...



No tengo miedo de abrazarlo, ninguna limitación moral me detiene. La creatividad se mantenía escondida con la locura y se me ocurren mil ideas que no se ven descabelladas por las cadenas que ataban a mi mente. No puedo parar. Me siento como un caballo salvaje que por fin ha sido liberado, que brama al cielo y se agita brúscamente hacia los lados, que lanza paradas hacia adelante y atrás, que violentamente se lanza hacia adelante. De mi cabeza saco una espada de esgrima lista para duelo, yo voy hacia un lado y quien me impida el paso tendrá que batirse a un duelo que seguramente perderá.

Puedo ver y sentir, puedo ver y sentir "algo ha cambiado"; para mí no es extraño.



A Charly García ya lo evocaba desde el post pasado: un loco y genio del rock que derrocha talento aún en el caos. Freddie Mercury desde la tumba me mostraba la claridad de la locura con una frase: I think I'm a banana tree. Uno con Influencia, un soberbio cover (de esos que son mejores que el original) a una rola mediocre de Todd Rundgren y la banda inglesa vistiendo con sordidez la enfermedad de su vocalista haciendo una canción experimental y disparatada me muestran los placeres de la ausencia de la razón. La música no solo me ayuda a exorcizar demonios, también ayudó a liberarme. Así, libre, puedo encarar la realidad y rescatar mis sueños. Ser quien soy, sin miedo, es la fuerza que necesito para reírme del chiste que es la vida. A veces te das cuenta que la locura es la única respuesta cuerda.

Espero un 2013 lleno de locura, de trabajo, de goce, placer y de esperanza. Y uno aún mejor para ustedes.

Vamos a ver hacia dónde nos lleva esto.

Nos vemos en el futuro.

3 comentarios:

Wanglen LH dijo...

Dicen que la locura lo cura!!!!!!

Wanglen LH dijo...

Dicen que la locura lo cura!!!!!!

Gerson Obrajero dijo...

Jejejejejejeje! Seeeeeee! xD